Proyecto Koala, final de curso.

Proyecto Koala, final de curso.

Llegamos a final de curso, y con él, ha llegado el final de Koala.

Como cuando se escribe un libro, Koala empezó sin título, aunque con ideas muy claras. Fueron muchas horas de trabajo, de análisis, de redactar, borrar y volver a redactar… Nos costó encontrar la manera de cumplir con todo lo que nos proponíamos siendo conscientes de nuestras limitaciones.  

La respuesta llegó de la mano y del trabajo en equipo con el Centro de Profesorado de Monzón. De ahí surgió la propuesta definitiva y con ella, llegó el título, el nombre que iba a englobar todas nuestras pretensiones: KOALA.

El proyecto se propuso, se envió y la respuesta fue sobrecogedora.

Desde el primer momento, Koala dejó de ser un animal para pasar a ser símbolo de lo que le caracteriza: el ABRAZO. Con Koala hemos pretendido acoger en un mismo abrazo a todas las personas involucradas en el día a día de los centros educativos (alumnado y profesionales) y lo hemos hecho compartiendo conocimientos, pero sobre todo transmitiendo la primera clave para conseguir la inclusión real en nuestros centros: conocernos como personas y profesionales, aceptar nuestro potencial y nuestras limitaciones para así poder aceptar a nuestros alumnos/as tal y como son y desde ahí, trabajar.

Mes a mes, seminario a seminario, grupo a grupo, han ido pasando los meses y cuando nos hemos querido dar cuenta, Koala ya ha pasado.

Las sensaciones no pueden ser mejores: hemos organizado un programa variado, abarcando aspectos muy diferentes del día a día de nuestros alumnos/as, hemos llegado a 100 profesionales de toda la zona oriental de Huesca y 20 de ellas han participado de los grupos de trabajo de los que han surgido redes muy bonitas. Pero, sobre todo, hemos demostrado que, con ilusión, trabajo y equipo, podemos hacer cosas maravillosas. ¿Cosas que mejorar? Muchas, ¿Ganas e ilusión por seguir? Muchísimas más.

Lo que más nos llena es que creemos que estas sensaciones son compartidas. Os dejamos por aquí un vídeo compuesto de lo que Koala ha supuesto para muchas personas implicadas.

YouTube player

Desde aquí, nuestro agradecimiento, de nuevo, a la Fundación Caja Rural de Aragón y a la Fundación Hand in Hand por hacer posible el proyecto, a todas las ponentes que dijisteis “SI” a la primera y sobre todo a todas las personas que habéis participado y que cada mes, os habéis conectado para participar de los seminarios y de los grupos de trabajo. Esperamos realmente que el proyecto, os haya llenado.

Todo lo anteriormente mencionado es importante, todas las piezas del puzle han sido necesarias y vitales para Koala. Pero siempre existen piezas clave y esas, en este proyecto, tienen nombre de personas. Hay personas que llevan consigo todas las palabras que pretendíamos contagiar con este proyecto: ilusión, equipo, compañerismo, conocimiento, trabajo, amor, aceptación, RED. Ellas, en este proyecto, han sido MARINA y SUSANA. Gracias, de verdad, por todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies